04 octubre, 2014

Y van tres... inmejorables años

Aviso al lector - Esta entrada no contiene chistes, sorna, humor ni cachondeo. No es una lectura amena sobre ciencia ni pretende enseñar nada mas que mis sentimientos hacia una forma de ver la vida, hacia una actividad que creo que merece un respeto que pocas veces se le da. Además es mi cumpleblog y lo celebro como me da la gana. 

El 4 de Octubre del año 2011 publicaba esta tontería primera entrada en el blog Cuanto la proteína se hizo la permanente. Desde entonces he publicado 113 entradas en el blog (Unas con mas acierto que otras. Algunas quedan pendientes de segundas o de quintas partes) pero todas me han aportado algo. Experiencia, una lectura entretenida, una crítica, un piropo, una discusión o simplemente un motivo para saber algo mas de la ciencia que nos rodea. Y otras tantas entradas que han quedado en el tintero, pendientes de ser publicadas o editadas. Pero no solamente eso. Amigos, compañeros, momento geniales. Hablando de ciencia me ha absorbido escribiendo artículos, colaborando en varias secciones, organizando eventos, dando charlas, grabando documentales y pasando mucho y muy buenos momentos con gente absolutamente maravillosa. Ahora una nueva etapa nos lleva a ser asociación y afrontamos el reto con ilusión. Desgranando ciencia está a la vuelta de la esquina y este año será largo, duro, intenso pero muy gratificante. Son muchas las personas a las que podría nombrar. Rubén Lijó, Rosa, Santiago campillo, Anibal, José Luis, Jorge, Leti, Sergio, Carmen, Gascó, Nahum, Jose David, Raúl, Alfonso, Luis Fontana, Victor, José Gómez, Litos, Ununcuadio y un largo largo largo etc. 

No paro de leer muchas muy buenas entradas sobre ciencia. Son muchos y muy buenos los blogs que tenemos en nuestro territorio. Ahora gracias a Cienciasfera los tenemos a muchos de ellos recogiditos en un lugar donde poder consultarlos. Sin embargo sigo pensando que la ciencia no llega a la calle, que las pseudociencias siguen llegando donde nosotros no podemos llegar y que tenemos que hacer mas para formar a los que nos rodean. No podemos vivir en una sociedad donde nos medicamos a diario y la gente no tiene ni idea de como se hace un ensayo clínico o de los controles que debe pasar un medicamento. No puede ser que una gran parte de la sociedad pase la mayor parte del día conectada a una pantalla móvil y no tenga ni zorra idea de cual es la física y la química que está detrás de todo eso. 

Tan peligroso como sería ponerme a mi a conducir un camión sin tener ni idea de como llevarlo, es poner al frente de nuestro país a inútiles sin idea ni interés alguno en la ciencia. Igual que poner a un bebé frente a un tractor en marcha. Así de peligroso es poner a toda una generación delante de internet sin que tengan un criterio de selección ni una mente escéptica y ágil para enfrentarse a la herramienta más potente que el hombre haya conocido, el conocimiento.

Cuando comencé a aporrear teclas en estas páginas llevaba algo más de un mes en Madrid, donde me había movido para comenzar un máster en Biotecnología Agroforestal y comenzaba a trabajar en el centro de investigaciones biológicas del CSIC con una beca FPI. Desde entonces mucho ha llovido y hoy sigo en el CSIC con mi tesis pero en un campo totalmente distinto, en la Estación Experimental del Zaidín en Granada. El máster ya se acabó, desde entonces he publicado un par de artículos de mi anterior trabajo y estoy en proceso de terminar otro par del actual que formarán parte de mi tesis doctoral. 

Mi vida personal ha cambiado bastante. Pérdidas irreparables, momentos amargos y otros muy dulces como mi reciente boda con la mujer con la que quiero compartir el resto de mi vida, Elena. 

Y uno no puede esperar pasar por todas estas experiencias y que no le cambien. Todo aquello por lo que pasamos en nuestra vida moldea nuestra forma de ser y de ver la propia vida. Sacando el científico que llevo dentro, la vida nos deja marcas epigenéticas en nuestro carácter que difícilmente se pueden suprimir. 

He cumplido muchos sueños y al cumplirlos otros nuevos han aparecido. He acabado muchos planes y justo antes de terminar otros nuevo han salido. La vida es aquello que pasa mientras haces planes, dicen por ahí. La ciencia es eso que haces mientras preparas el siguiente póster, el siguiente proyecto, el siguiente paper. No se que futuro le espera a este blog ni a quien se dejas las huellas dactilares en el ordenador del que sale, pero estoy seguro que sea como fuere, estará relacionado con la ciencia. 

Tranquilos si han llegado a leer hasta aquí... esto no es una despedida ni va a haber cambios sustanciales en mi vida... al menos de momento. 

Es solo que cuando llega una fecha marcada en el calendario, uno se para a pensar, a replantearse si el camino recorrido está bien o mal. Si deberíamos cambiar el rumbo o la fuerza con la que recorremos el camino. De momento me gusta la persona en la que me estoy transformando y sobretodo me encanta una cosa. ME DA IGUAL SI A LOS DEMÁS LES GUSTA O NO ESA PERSONA. 

Me siento tranquilo y confortable con mi condición de ateo. Estoy orgulloso de mi sentido crítico de la vida. Soy escéptico y dudaré de todo lo que me digas si tras someterlo a un bombardeo de preguntas las cosas no me encajan. Me gustan las guerras en las que las armas están escritas y en las que las tácticas son gramaticales. Amo el bello arte de criticar un trabajo y ver los resultados con ojos calibrados. Disfruto aprendiendo cada día y temo el día en que este interés se haga traslúcido. El día que esté seguro al 100% de algo, denme un buen capón. (y no estoy totalmente seguro de querer que me lo deis de verdad). Cada día aprendo a utilizar esta potente herramienta que es la ciencia y me gusta como me hace sentir.

Y tras unas cuantas palabras que simplemente me recuerdan donde estoy, solo me queda dar las gracias a todos los que me leen, corrigen, critican y honran con su presencia. Dar las gracia a todos aquellos que cada día me hacéis ser mejor persona. Dar las gracias a quien escribe, piensa, reflexiona, busca y compara los resultados. Gracias a todo aquel que cuenta una historia con humor y con amor. 

No dejen de reflexionar y como diría Juan soler, 

Salud y escepticismo.