23 noviembre, 2011

One minute fly

Hola de nuevo a todos. Esta vez se trata de responder a la curiosidad de un lector. Nuestra amiga y asidua lectora del blog Helena, nos proponía en un comentario que hizo a la entrada  El señor de las moscas esto:

-          Estoy en vilo con la veracidad de la historia de la corta vida de la mosca conservada en ámbar!!

El comentario venía a tenor de este simpático vídeo

Pues aunque me encantaría decir que esto es cierto, lo siento, no lo es. Sin embargo si que hay algo parecido, menos espectacular, pero no os dejará indiferentes.

La longevidad de un ser vivo depende y mucho de su tasa metabólica. Las células de los organismos tienen un número limitado de tandas de división y la exposición a agentes oxidantes como el oxígeno, la acumulación de errores en la división y los avatares de la vida conlleva a la inevitable senectud. Animales de gran porte, como el elefante o las ballenas azules, tienen una tasa metabólica generalmente baja. En este caso, su gran tamaño les ayuda a envejecer más lentamente, algo más de 100 años. La relación de su peso con su superficie, hace que necesiten relativamente poca energía para calentar sus cuerpos. Si tenemos en cuenta que casi el 75% de la energía metabólica que consumimos los homeotermos se dedica a calentar nuestros cuerpos, se entiende muy rápido que esto es una ventaja para vivir muchos años.

Otros animales más pequeños lo tienen verdaderamente complicado para vivir muchos años. Es el caso del colibrí. Con su pequeño cuerpecito, tienen una relación peso/superficie que hace que tenga que gastar mucha energía en calentar su cuerpo respecto a lo que puede generar su metabolismo. Si a eso le sumamos su actividad…me parece sorprendente que este pájaro pueda vivir más de un minuto. Su corazón late hasta 1000 veces por minuto (para que os hagáis una idea, el vuestro lo hace entre 70 y 90 en condiciones de reposo y hasta 170 cuando os pegáis el tute de correr, sobretodo si no estáis muy acostumbrados). Como dato curioso os diré que un huevo de colibrí abeja mide entre 8 y 10 mm y su nido es algo más grande que un dedal. 


Animales y plantas que viven muchos años los conocemos todos. La tortuga de violonchelo, el elefante africano o algunas especies de secuoyas son los ejemplos que a todos se nos vienen a la cabeza. La Tuya, por ejemplo, es un árbol que tiene una vida media de 200 a 500 años, aunque se han encontrado ejemplares que se cree que tienen hasta 1000 años (en sus lugares de origen los llaman, y con razón, los árboles de la vida).

El humano puede vivir de media unos 75 años (aunque la esperanza de vida es muy distinta en cada zona) El hombre más viejo del mundo, Habib Miyan,  murió a los 138 años (según el, porque oficialmente tenía 129). No se sabe realmente porque este hombre nació entorno a 1870 y fue testigo de 3 siglos. ¿Habrá registros tan antiguos? Según los cánones de su tierra natal, Jaipur, este hombre vivió siendo anciano 83 años de su vida.

Bajando en la escala de tiempo, los 5 años de esperanza de vida que tiene un conejo son bastante menos impresionantes, aunque en tiempo les da  para tener una prole de hasta 140 individuos por hembra.




Un hámster puede vivir entre 2 y 4 años y un ratón de campo entre 1 y 2 años. Que parece poco, pero aún estamos muy lejos de la mosca del video.

Hay peces como la Gambusia que tan solo viven dos años, pero el record Guinness se lo lleva el Gobio pigmeo (Eviota sigillata) que tan solo vive 59 días.

El camaleón vive alrededor de un año

Las libélulas y caballitos del diablo viven tan solo unos 4 meses. Aunque puede pasar en estado de pupa hasta 5 años, pero no es lo normal.

Las abejas viven unas 4 semanas, las hormigas de media unas 3 semanas pero aún hay animales que viven menos.
Los Gatrotricos viven tan solo 3 días. Desde luego no les da tiempo de hacer mucho, pero bueno, para lo que tienen que hacer, no esta mal. Se trata de pequeños animales que viven en aguas frescas y apenas superan los 0.06- 3 mm.

Pero el record sin duda, y aquí llegamos a nuestro objetivo, lo tienen los efemerópteros.

Las efémeras o cachipollas son insectos bastante primitivos. Se cuentan unas dos mil especies, y una de sus peculiaridades es que entre la fase de ninfa y la de Imago hay una fase voladora intermedia: la de subimago.
Los adultos, que nunca toman alimento alguno, poseen una vida muy corta que dura desde una hora a un par de semanas como máximo. De esta corta vida es de donde proviene su nombre, que significa que tienen una duración de un solo día.

La Efémera Dánica pertenece a la familia Ephemeridae, con presencia en España de tres especies mas: Ephemera vulgata, Ephemera lineada y Ephemera glaucops. Es una de las familias más conocidas por los pescadores a causa de su gran tamaño y la gran actividad que sus eclosiones, que suelen ser masivas, pueden despertar en las truchas.

A la Efémera dánica se la conoce como la mosca de mayo y es muy imitada como anzuelo en la pesca deportiva.

La ninfa
Las ninfas de dánica viven en pequeños túneles hechos en las camas arenosas de los ríos y de los lagos. Poseen una branquias adaptadas en el abdomen que agitan hacia adelante y hacia atrás para crear una corriente en el agua y de esta formar captar el oxigeno. El cuerpo de la ninfa macho es un tercio más pequeño que el de la hembra, que llega a medir unos 30 milímetros de largo y alcanzan la madurez después de dos años (solo para al Efémera Dánica, que es el ejemplo que he escogido, en la mayoría de las efémeras esto no dura más que un par de semanas. En primavera emergen del lecho del río y migran aguas abajo, encontrándose en este desplazamiento con su etapa más vulnerable: el ascenso a la superficie del agua para eclosionar.

El subimago
Esta etapa caracteriza a los insectos de esta especie, se trata de una fase voladora previa a la de adulto que alcanza tras la primera muda de su piel. La diferencia más apreciable entre los subimagos y los imagos es el color del cuerpo (más apagado en el subimago) y de las alas (más brillantes y transparentes en el imago). La eclosión principal comienza generalmente entre mediados de mayo y mediados de junio, pero hay variaciones regionales, comienzan a mediodía y puede transcurrir durante varias horas.

El imago
A este estado llegan después de una segunda muda. Los enjambres de los imagos masculinos forman una nube en forma de columnas, no muy lejos de la orilla del río. A estos enjambres de machos acuden las hembras para ser fertilizadas, estas son mas grandes y de color mas pálido que los machos, y sobrevuelan la superficie del agua a unos 30 centímetros posándose de vez en cuando para depositar sus huevos.
Una vez depositados todos los huevos, los imagos caen exhaustos sobre la superficie del agua, donde permanecen moviéndose hasta que mueren.


Sinceramente, se les llama efímeras, pero viven bastante Entre ninfa, subimago e Imago, su vida más corta llega casi al mes. Es cierto que los adultos pueden llegar a vivir solo una hora… pero su vida es más larga.

Se que alguno estará pensando… -Pues tiene que haber protozoos y bacterias que viven menos, porque con lo pequeños que son-. A esa gente le digo que realmente esos son los que más viven. Si tenemos en cuenta que su reproducción es asexual y se dividen por bipartición, en cierto modo son eternos. Se podría decir que las bacterias llevan viviendo en la tierra desde hace miles de millones de años, y en ese tiempo no han nacido, solo se han dividido una y otra vez.

Si sabéis de algún bicho que viva menos, solo tenéis que decirlo y lo actualizo. Espero vuestros comentarios.